No solo de comida vive el hombre

Sacando la nutrición de nuestra comida.

Nos gusta la idea de que la comida puede ser la respuesta a nuestros males .  Hemos valorado esta máxima durante mucho, mucho tiempo. El médico griego Hipócrates prolamó hace 2.500 años. ” Deja que la comida sea mi medicina y que la medicina sea mi comida” . Hoy , los expertos médicos están de acuerdo.

Esta directiva de salud necesita ser revisada .Si queremos sacar los mayores beneficios para la salud de las frutas y vegetales, debemos elegir las variedades correctas. Los estudios publicados durante los 15 años muestran que la mayoría de nuestras producción agricola es relativamente baja en fitonutrientes, que son los compuestos con el potencial para reducir el riesgo  de 4 plagas modernas: cáncer, enfermedades cardiovascular, diabetes y demancia. La pérdida de estos nutrientes beneficiosos no empezó hace 50 0 100 años .
Involuntariamente, hemos estado quitando fitonutrientes de nuestra dieta desde que dejamos de recolectar planteas silvestres hace 10.000 años y nos convertimos en agricultores.

Esta averiguaciones han permitido que los investigadores comparen el contenido de fitonutrientes de las plantas silvestres con la producción que ésta en nuestros supermercados. Los resultados son sorprendentes.

El diente de León silvestre ,que en un tiempo fue un lujo para los americanos nativos tiene 7 veces más fitonutrientes que la espinaca, a la que consideramos ” supercomida”. Una patata púrpura de Perú tiene 28 veces más antocianinas anticáncer que las patatas comunes. Una especie de Manzana tiene 100 veces más fitonutrientes que la Golden Delicious de nuestros supermercados.
¿Era la gente que recolectaba estas hierbas más saludable que nosotros ahora? . Las pruebas cada vez suguieren  que morían menos de enfermedades degenerativas, incluso la minoría que vivía 70 años o más. La primera causa de muerte en la mayoría de adultos, según los antropólogo, eran golpes e infecciones.
Cada fruta y vegetal de nuestras tiendas tienen una historia única de pérdida de nutrientes .  Se sabe que muchos de los fitonutrientes más beneficiosos tienen un sabor ácido, amargo o astringente.  Los agricultores favorecieron las plantas que eran relativamente bajas en fibra y altas en azucar, fécula y aceite.
Estas plantas con alta energía eran preferibles para comer y procurar las calorías necesarias para facilitar el combustible a un estilo de vida intenso. Cuanto más paladeables eran nuestras frutas y verduras, eran menos beneficiosas para nuestra salud.
PROACTIVA DOS AGUAS
ENTRADAS RELACIONADAS:

José Aguirregabiria

Asesor independiente, socio de Amway y fundador de Proactiva Dos Aguas S.L, mi dilatada experiencia como emprendedor ha hecho que por vocación me dedique actualmente a prestar asesoramiento a todas aquellas personas que deseen emprender con el objetivo de orientar su motivación hacia el éxito. ¿Quieres ser el dueño de tu propio destino? Contacta conmigo y conversamos sin compromiso.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterest

Deja un comentario